Tu recomendador de Juegos
Iniciar Sesión
Inicio The Elder Scrolls V: Skyrim - XBOX360 Análisis de PezVolador

66,1

Imágenes
15
Videos
2
Análisis 1
Comentarios 52
 
#263
Valora la ficha:
Recomienda este juego
Aventura
BETHESDA
Namco Bandai Partners
11/11/2011
1 Jugador
66,95
Compra este juego en:
Amazon
Creación:
19/04/2011
garciapage
Lo quieren 9
Lo están jugando 9
Lo han terminado 8
Lo han abandonado 1
No les interesa 2
Votaciones del juego
89 21 votos
Mi voto
-
PezVolador
@1.
PezVolador, Hace 2924 días.
Valora el comentario
11,9

Aunque con retraso, creo que ya era hora de terminar el análisis de la nueva entrega de The Elder Scrolls V: Skyrim (si, dichosa rima). Ni que decir tiene que posiblemente sea de los mas firmes candidatos a juego del año. Tendrás sus bugs, tendrá todo lo que quieran, pero es innegable que absorbe como pocos juegos, y siempre dices eso de “voy a jugar 20 minutillos”, y esos minutillos misteriosamente se transforman en horas.

Si jugasteis a Oblivion y os gustó, esta nueva entrega os encantará. Y es que Skyrim mejora en muchos aspectos a su predecesor, y también desprende cierto “olorcillo” a Fallout en algunos añadidos, como la cámara lenta al matar a un enemigo.

Todo el juego se sitúa en la región de Skyrim, y si, como en Oblivion, tenemos un enorme mapa para explorar. Os puede llevar, si lo degustáis bien, más de 100 horas el explorarlo por completo, y no lo digo por mí, que llevaré unas 40 horas y no he explorado ni la mitad del mapa.

El motor gráfico del juego ha sido muy depurado. Aún recuerdo como petardeaba Oblivion, pero éste va mucho más fluido. Uno sigue quedándose embobado por momentos mirando paisajes o simplemente dando un paseo por los vastos terrenos del juego, y es que es una seña de identidad del juego.

En consola han conseguido bastante más de lo que esperaba, aunque eso sí, no hagáis como yo y probarlo en un buen PC, porque luego entra un poco el bajoncillo al volver a la de consola… sigo diciendo que no hay color.

Subir a una montaña, que empiece a nevar, lluvia, auroras boreales de noche, cascadas, ríos… son cosas que hacen único al juego.

Si hay algo que no falta, son cosas para hacer. Ya desde el principio hacernos el personaje puede llevarnos un rato, sobre todo personalizando la cara… que al final es una tontería, porque yo por lo menos llevo un casco y no se me ve. Como leí por ahí, me hice al hijo bastardo de Conan para dar tortas.

Como en entregas anteriores, nuestro personaje irá subiendo niveles a medida que vayamos mejorando nuestras habilidades durante el juego. Ha cambiado un poco la forma de subir y desbloquear nuevas habilidades, os explico un poco brevemente.

Para subir un nivel tendremos que mejorar niveles de nuestras habilidades, como bloqueo con escudo, armas a una mano o dos manos, alquimia, elocuencia y un largo etcétera. Cuando hayamos mejorado lo suficiente, el personaje sube de nivel, y con cada nivel nos dan la opción de mejorar 3 de nuestras características (Salud, magia y aguante). Además nos darás un punto de habilidad para desbloquear “Sub-habilidades” que tiene cada habilidad. Por ejemplo, en armas a una mano tiene un árbol de mejoras, que a medida que subamos más niveles, podremos desbloquear más, como hacer más daño o hacer más críticos.

Por contra pondré que se han perdido otro tipo de habilidades, que igual no eran tan necesarias, pero a mí me hacían gracia, como la de salto, que yo recuerdo que en las anteriores entregas iba a todas partes saltando para mejorarla.

Después como siempre, tenemos la misión principal, y cientos de misiones secundarias. Seguramente os pase como a mí, que avancéis un poco en la trama principal, y al final la acabéis aparcando y olvidando hasta de qué iba, y es que hay misiones secundarias realmente buenas.

Aparte, han implementado un sistema de autogeneración de misiones, con lo que cuando se acaben las del juego en sí, seguiremos teniendo para hacer más y más.

Mientras vamos viajando por el mundo encontraremos flores, animales o insectos, que podremos recoger para hacer comidas, pociones con la alquimia y demás. Y sí, al final va uno cargado como una mula, y más si sois de coleccionar de todo. Por suerte, siempre podemos comprarnos una casa y guardarlo todo en ella.

Tendremos también la posibilidad de fabricarnos armas, armaduras y otros objetos, más luego encantarlos con efectos mágicos o simplemente mejorarlos con más daño o bonificación de armadura.

Entre los añadidos nuevos me ha gustado la posibilidad de ir con 2 armas a la vez (una en cada mano), poder usar magia a la vez que atacas con un arma, o el esprintar (aunque gasta aguante, normal claro está).

Otro de las cosas impresionante del juego, son los libros y relatos que iremos encontrando, y es que muchos cuentan historias desternillantes hasta historias de los más curiosas o referencias a los otras entregas.

El menú del inventario es lo que ha mejorado bastante, pero me sigue sin convencer del todo. Pero es más problema mío que soy de llevar de todo. Completamente adaptado a consolas se podría decir, y es que se puede acceder a todo fácilmente.

Como ya sabréis, los dragones son el eje central del juego, pero los enemigos con los que realmente me lo he pasado bien son con los gigantes. Y es que no hay nada como creerse el mejor matando un dragón, y después acercarte a un gigante y ver como tu personaje sale volando a una altura inimaginable.

Personalmente creo que el juego se disfruta subiendo la dificultad, sobre todo si queréis disfrutar de una mejor experiencia y tener un reto.

Durante el juego también podemos llevar compañeros de batalla. Bastante mejorada la inteligencia de ellos (todo hay que decirlo), pero durante la batalla es bastante complicado que no se te crucen por medio. Yo prefiero ir por mi cuenta, pero está bien la posibilidad de llevarlos.

Añadir que la banda sonora que acompaña al juego vuelve a ser épica. Repetitiva, sí, pero no te cansas de escucharla nunca, sobre todo la del menú.

 

 

Comentarios del análisis

Todavía no hay ningún comentario. Cuéntanos lo que sepas del juego y deja tu huella.
Copyright © WeScoreGames 2010